¿Qué es un redactor SEO en 2019?

|
El redactor SEO es quien busca hacer contenido optimizado cumpliendo ciertas directrices de redacción SEO. La principal función es que se hagan visibles en los primeros puestos de los motores de búsquedas y conseguir más tráfico orgánico o natural.
 
Claro que para tener control sobre las SERPs  es necesario tener conocimientos y, en especial, mucha práctica.

En este contexto, tú como escritor SEO, tendrás que juntar ciertas habilidades:

  • Poder de investigación.
  • Capacidad de síntesis.
  • Habilidad para el SEO OnPage.
  • Perfección en el idioma.

De igual forma, tienes que tener la capacidad técnica de juntar información relevante que le aporte valor a tu estructura de contenido.

Por supuesto, no puedes olvidar que debes dirigirte a tu público objetivo usando el lenguaje apropiado.

Tal vez te suene a mandarín, pero te aseguro que con algo de práctica y continuando con los consejos que te daré a continuación, podrás hacer contenidos SEO en un abrir y cerrar de ojos.

Investigación + inspiración = Redactor SEO

Si deseas convertirte en un buen redactor SEO, es importante que tu dieta esté basada en la buena investigación con el objetivo de atraer visitas al dar un contenido de valor.

Mientras mejor investigues, más aporte de visión analítico le darás a tu público, descifrando cada pequeña cosa (igual de relevante) para satisfacer una necesidad.

Con ello, adquieres estas habilidades:

  • Qué escribirás
  • Para quién lo harás
  • Cuál es el objetivo

Con esto ya tienes la capacidad de saber qué público, mercado o nicho piensas abordar, como también el tono y la intención que poseerá tu contenido.

¿Qué palabras claves puedo usar? ¿Cómo estudio a la competencia?

Lo que sigue es abordar el tema de palabras claves y su investigación.

¿Cuál es el término de búsqueda que tú público está utilizando? ¿Cuál es la mejor estrategia para superar a la competencia?

Eres un creador de contenido SEO y, con ello, sabes que Google es tu fiel amigo al momento de identificar las palabras claves.

Si ingresas cualquier término de interés en el recuadro de búsqueda, tendrás tres respuestas diferentes con la que puedes ir armando tu plan de acción:

  1. El autocompletar
  2. Lo que pregunta el usuario
  3. Las búsquedas relacionadas

Al tener una lista, lo que sigue a continuación es saber el volumen de búsqueda mensual y, por supuesto, la tendencia del término.

Para ello, puedes utilizar el planificador de palabras clave (Keyword Planner Tool) que ofrece Google Ads. Asimismo, Google Trends te servirá a identificar qué palabra clave es más importante como también su término relacionado.

Al tener una lista, el tercer paso consiste en identificar la competencia.

Para ello, utiliza el explorador en modo incógnito y usa la palabra clave (nada más céntrate en los cinco resultados).

Tendrás que hacer un análisis de cada uno y comprender el cómo abordaron el tema. En especial, saber exactamente qué ofrecerá tu contenido en cuanto a originalidad (ya sabes, que brinde el valor necesario).

¿Por qué es tan importante la semántica en la redacción SEO?

Quizás sea uno de los secretos TOP en cuanto a redacción SEO. La semántica determinará la coherencia de tu mensaje y le brindará un plus en cuanto a riqueza de los términos empleados.

Al hacer un estudio de palabras clave, tendrás la posibilidad de saber los términos relacionados, las palabras clave de cola larga o long tail y sus sinónimos. Lo mejor de esto es que puedes hacer uso de cada uno.

Al tener más variedad, enriquecerás el texto y se verá más natural. Es imprescindible que puedas comprender esto, ya que lo principal en la redacción para buscadores es que escribirás para una persona y no un robot (error que muchos novatos cometen).

Todo lo dicho tiene más sentido cuando comprendes bien a los bots de Google (ellos emulan la conducta de una persona y se valen de métricas para determinar qué tan importante es tú contenido).

Por ende, si tienes un texto tan claro como el agua, terminarás con esa necesidad de tu público y te ayudará a mantenerlo fiel a tu contenido. Esto lo interpreta Google como engagement que no es más que la capacidad de atraer y retener a los lectores.

En términos simples, tu contenido será importante para el usuario y Google te regalará una galleta (te premiará).

Sobre la estructura en la escritura SEO

Como te dije en un comienzo, tú como escritor SEO, tienes que saber a nivel técnico la estructura del contenido. De esto dependerá que pueda ser comprendido, tanto por personas como por los mismos buscadores.

Como buen resultado, tendrás la indexación de tu artículo y posicionarás en los primeros puestos de los motores de búsquedas (que se traduce en visitas y dinero).

Esta estructura del contenido es la forma con la cual te puedes mantener comunicación con Google y le darás datos necesarios sobre:

  • Tu tema
  • Palabras claves
  • La categorización.
  • La importancia.

Los bots o arañas de Google leerán el código y, con ello, determinarán la relevancia de las palabras claves que has seleccionado en tu contenido en base al escenario y su autoridad.

Para esto, es necesario que comprendas conceptos básicos como metatags o encabezados (uso correcto del H1, H2 y H3). 

De buenas a primeras, el H1 es la que más importancia tiene en tu contenido, es el título principal. En cuanto a los términos secundarios, estos se conforman por los H2 y H3.

Hago hincapié en que sólo puedes usar un H1, si no es así, las arañas no sabrán qué escoger.

Asimismo, necesitas tener una estructura de URL amigable y aplicar enlaces (internos y externos).

Tu deber, amigo profesional del mundo de la redacción para Google y otros motores de búsquedas es controlar cada aspecto e irlo cambiando si ves que hay un uso indebido.

Es por eso que el redactor SEO no puede hacer un descuento para trabajos.

Optimizando contenido con herramientas SEO

Hasta ahora te he hablado de herramientas básicas que, si bien cumplen su función, no te darán esa exactitud que buscas a nivel profesional.

Recuerda que escribir para el buscador es necesario incluir la optimización SEO en el contenido.

Si deseas dar un paso más como profesional en la redacción SEO, puedes usar herramientas pro (de pago) como SEMrush, Ahrefs, Keywoordtool.io, etc.

Con estas, puedes hacer lo siguiente:

Saber la densidad exacta de las palabras claves.

  • La canibalización de contenido.
  • Extensión de los artículos.
  • Los enlaces externos.
  • La competencia y qué palabras claves usan para posicionar.
  • El número de enlaces que otras páginas tienen sobre tu contenido.

Entre miles de cosas de las que, si hablo, el artículo se puede extender hasta nunca acabar.

Consejos para redactar mejor

Es necesario que no sobre-optimices y, por supuesto, sea un contenido escaneable. Para conseguir esto, tienes que aprender lo siguiente:

  • Título corto y que enamore (en él debes usar la palabra clave principal).
  • Entradilla o introducción que invite a la lectura (agregando siempre la palabra clave a la izquierda y dentro de la primera línea).
  • Utilizar apropiadamente los encabezados.
  • Destacar las palabras claves como también, los términos relacionados y frases de valor con las negritas.
  • Utilizar listas con el objetivo de enumerar características, ventajas o desventajas.
  • No olvides optimizar tus imágenes en cuanto a tamaño, peso, el nombre y aplícales el atributo o etiqueta Alt.
  • Que tu dirección URL sea amigable y utilice la palabra clave que piensas posicionar.

También te recomiendo leer: 3 reglas obligatorias que todo redactor online debe seguir

Una página web o amplio portafolio

Por supuesto, no puedes llamarte redactor SEO si nunca has posicionado. Es imprescindible que cuentes con una página web para que puedas ofrecer un servicio profesional y que el público sienta mayor confianza con lo que va a contratar.

Ir a ciegas no es que sea imposible, pero tampoco es el mejor camino en la creación de contenido.

Recuerda siempre que como tú, hay otros miles de personas que se dedican a la creación de contenido y  ellos te llevan la delantera (porque sí tienen una web).

Sin embargo, en caso de que no poseas un espacio por «X» motivo, puedes empezar e incrementar tu portafolio buscando trabajo en páginas que te pagan por escribir. Esto último es bueno si vas comenzando, no ganarás mucho pero por lo menos, conseguirás la experiencia necesaria y podrás ahorrar para hacer una web profesional en un futuro.

Conclusión

Como puedes ver, ser un redactor SEO es más que escribir palabras en la computadora, pero tampoco es algo imposible de lograr.

Lo más importante, en ese sentido, es la práctica y el uso de elementos para obtener una fórmula que garantice el éxito en tu vida como creador de contenido.

Y, ahora que he compartido estos conocimientos contigo, ya tienes todo lo básico para comenzar tu camino ninja… digo, de redactor SEO.

Deja un comentario